martes, 12 de mayo de 2009

LOLA - Hombres perros - Final



Un bodegón oscuro y tan procaz como la misma noche, atestado de humo y voces roncas, le abrió las puertas.

La música sonaba desparramada en el ambiente.

Lola se detuvo firme, sosteniendo su corazón agitado, simulando no registrar las miradas ajenas.

Lo buscó.

Reparó incomoda en que no sabía a quien buscaba.


Su metro setenta le permitió ver mas allá de la marejada de almas, consustanciadas en su humo, la música suave y sugerente.

Divisó al final del lugar un conjunto de mesas deshilachadas.


Llegó hasta allí tomándose su propio sudor, perfumado aún a maderas frescas, ataravesando los cuerpos extraños. Recorrió el espacio con la mirada.


Un “perro” sentado en una silla que pendía de las dos patas traseras, hamacándose hasta apoyar sobre la pared descascarada, la miró.


Ella lo adivinó. Fijó su vista en él a la espera de alguna señal, mientras intentaba reconocer en su cara, algún rastro que le dijera que era el ejemplar que ella había imaginado.


El tipito pareció perder el color de su rostro mientras recorría impávido toda la anatomía de esa mujer, y reparaba atónito, en la postura erguida que la mostraba tan segura, calzando impecable aquel escote profundo.


Ninguno se movíó del lugar, él bajó la vista y ajustó la silla al piso. Lola comprendió.


Se acercó lentamente, se paró frente a él y quedó a la espera de que la mirara. Cuando tras sentirse presionado, lo hizo, ella puso la rosa que aún traía en su mano sobre la mesa, y después de penetrarlo con su mirada, giró vehementemente y se alejó de allí.


Parecía que la noche se había terminado antes de empezar...


... pero la música cobró existencia, Lola se enredó a ella y bailó a solas con el angel de su soledad.


-

8 comentarios:

erker dijo...

"por mis penas baila y por tu soledad" dice esa cancion...un balazo certero.
ando por ahi magah, en esos sitios turbios y tus letras son luz danzando en la oscuridad... imagino que esto lo escribe la dueña de unos ojos hermosos........besos

Ricardo Musso dijo...

Tu relato me evocó la imágenes de los encuentros de del box en la época que me agradaba ese espectáculo.
Las previas a la pelea eran tan emocionantes como el combate mismo.

Por lo general el púgil de menor ranking esperaba ya en el cuadrilátero y el favorito subía entre los ensordecedores gritos y vivares de sus fans.

Estremecía ver los rostros de los desafiantes, y los ojos “clavados” entre ambos, mientras el referí indicaba las “reglas del juego”, para, posteriormente, dirigirse cada uno a su respectivo rincón a hacer los precalentamientos y preparativos antes que suene la campana.
Uno de los match que más recuerdo, es el que tuvieron Muhammad Ali y George Foreman, el 30 de octubre de 1974.

Este se las trae…, ¿a que hora comienza el primer round?.

Buenísimo genia !!!...., pero avisá ¿eh?, que no me lo quiero perder!.
Besos
Rik

* 5/20 * dijo...

Creo que fué, lo mejor que hizo.

Beso.

Liliana G. dijo...

¡Bellísimo! Tiene la magia propia de cada historia que nos ofrecés. Nos deja ese sabor a nostalgia y a vida.
Un beso inmenso.

el oso dijo...

Juego de gesto mínimos que son firmas indubitables.
Bellísimo.
Besos, Magah

tiziana dijo...

La ambientacion impecable, como siempre si hasta creo que si entro a ese lugar lo reconozco al toque.

El error de La Lola fue confundir al hombre con un perro, si hubiese sido un perro, luego de la primera reaccion instintiva la hubiese llenado de fiestas, lastima que era hombre.

Talvez si hubiese entrado en ese lugar hace 50 años se hubiese encontrado con otra especie de hombre, pas pasionario menos indiferente

tiziana dijo...

Me quede pensando...te imaginas como hubiese reacionado ese hombre, si luego de dejarle esa rosa esa lola fria, distante, altiva hubiese cambiado al perfil de Julieta Venegas y le hubiese empezado a cantar: "Eres para mi"?
aca te dejo el link
http://www.youtube.com/watch?v=eBlffs9qg0k

Magah dijo...

Ja ja TIZIANA, no paro de reirme!! Besos-

OSO, gracias siempre. Mi aprecio para vos.

LILIANA: Mujer genial, gracias.

5/20: Me alegro de conocerte y gracias por tu comentario.